Consolidar deudas: ¿Qué significa?

Consolidar deudas es, en otras palabras, reunificar deudas, como su nombre lo indica, busca agrupar en un solo sitio o en un solo crédito varios préstamos, por lo general homogéneos. Por lo tanto, al hablar de la reunificación de préstamos, me estoy refiriendo a esa movida que haces cuando le pides a un banco o cooperativa que te preste un dinero para consolidar cuentas distintas en una sola. Y así deberle a una sola institución y no a varias.

¿Cómo salir de deudas a través de la consolidación?

Ahora, la pregunta que surge es ¿Cómo hacerlo a través de la consolidación? Ya que se ve muy fácil y sencillo, ir al banco y pedir que te consoliden la deuda. Sin embargo, ésta decisión no debe ser tomada a la ligera, ya que sino no está vinculada a una estrategia entonces te puede ir peor lo que pensabas, y aquello que buscabas lograr, entonces te sale el tiro por la culata.

En ese sentido, lo que debe primar en tu proceso cuando buscas ayuda financiera para consolidar deudas es el tema de tasas y tiempo. Es decir, recuerda que te estas reenganchando con un nuevo préstamo, por lo que tu deuda sigue estando presente para ti.

De manera que en el proceso de negociación debes jugar tus cartas en función de una mejor tasa y un mejor tiempo. Lo que significa que debes, cuando tienes préstamos personales para pagar deudas, centrarte en cómo reducir la tasa de interés del préstamo global, en función de las diferentes tasas de los créditos que quieres unificar.

Requisitos para consolidar tu deuda

Tener varios frentes de crédito con cierto nivel de atraso

Lo primero que debes tener en cuenta para tomar este paso es que tengas más de dos frentes de créditos abiertos. Es decir, que tengas, por ejemplo, deudas de tarjeta de crédito y algún préstamo hipotecario, y que la combinación de estos dos te esté generando algún cierto nivel de atraso, o carga importante en tu flujo de efectivo mensual.

Esto quiere decir que en la medida en que tengas tu deuda bajo control, la consolidación pudiera no representar una alternativa adecuada. Tienes que estar en una situación de necesidad para entonces tomar este préstamo consolidador.

Tener claro cuál es tu realidad financiera actual

En segundo lugar, debes tener claro qué tienes entre manos, y cómo esto puede afectarte en términos del manejo en tus finanzas personales. Para esto tienes que identificar cómo está tu realidad financiera actual, a través de un análisis de tus ingresos, gastos, deudas y ahorros.

Estos cuatro aspectos son los que te permitirán tener, con certeza, cuál es tu realidad en términos de dinero. Cuando empiezas a identificar cómo andan cada uno de estos elementos, te darás cuenta de qué tan necesario o no es que consolides tus deudas.

Pero más aún, podrás identificar tu verdadera capacidad financiera para asumir este nuevo endeudamiento, de forma efectiva.

Identificar la creación de un fondo de contingencia

Por último, uno de los principales errores que las personas comenten cuando toman un préstamo es que se olvidan de crear un fondo de contingencia, que es vital para el buen desempeño financiero. Aunque es válido resaltar que si estás tomando la opción de la consolidación es porque probablemente tengas poca o ninguna holgura en temas de dinero.

Sin embargo, como la lógica es buscar un espacio que ofrezca una mayor ventaja en tasa y tiempo, es muy probable a partir de la unificación de tus créditos, puedas forjar un ahorro. Por ende, enfócate en la identificación de un fondo.

No pierdas de vista esto, céntrate en ver qué espacios de dinero se crean cuando logras consolidar tus créditos a través de un gran préstamo que te facilita la vida.

Conclusión

Consolidar deudas debe ser un paso estratégico. No debes tomarlo a la ligera, ya que buscando resolver tu deuda, lo que puede pasar es que las cosas no salgan como creías. En ese sentido, para determinar si es un paso correcto o no, tu punto de referencia es la tasa y el tiempo. La manera en que estos te pudiera favorecer.

Partiendo de esto existen tres requisitos básicos que debes tener pendientes a la hora de tomar esta decisión:

  1. Tener varios frentes de créditos con cierto nivel de atraso
  2. Tener claro cuál es tu realidad financiera
  3. Identificar la creación de un fondo de contingencia

Si logras cubrir el análisis para determinar si te favorece consolidar tus deudas, y si cumples con los requisitos, entonces es, probablemente, la mejor movida que puedes tomar para solucionar tu problemática financiera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.